ASFIXIA




·ASFIXIA

El término de asfixia o sofocación se utiliza para indicar una marcada dificultad o suspensión de la función respiratoria. Generalmente la palabra sofocación implica un elemento de violencia y, más correctamente, es una causa de asfixia.
Cada célula del organismo humano necesita un suministro de oxígeno, que es recogido por los pulmones durante el proceso de las respiración. La hemoglobina que existe en los glóbulos rojos de la sangre toma ese oxígeno, y lo transporta por todo el organismo por medio del sistema circulatorio. En los tejidos del organismo se está produciendo continuamente anhídrido carbónico, que es un producto de desecho del metabolismo celular, y es recogido por la sangre y llevado a los pulmones para eliminarlo junto con el aire espirado. Si el suministro de oxígeno al cerebro se interrumpe o se dificulta por debajo de sus necesidades mínimas, aparecerá la asfixia. (HIPOXIA, ANOXIA). Generalmente los signos del estado de hipoxia son: cianosis con dilatación capilar (coloración de piel azulada), edema y exudados (hinchazón...).
Causas de asfixia:
- Enfermedades del sistema circulatorio o respiratorio e insuficiencia hemoglobínica.
- Respiración en atmósferas rarificadas o viciadas (en escalada a cimas, en aeronave, en proximidad de incendios…)
- Respiración en atmósferas que contengas gases fisiológicamente inertes, pero que estén en concentraciones suficientemente altas como para dificultar la entrada de oxígeno en los pulmones (asfixia simple).
- Inhalación de gases que reaccionan químicamente con algún constituyente del organismo, impidiendo el transporte y la utilización de oxígeno (asfixia química).
- Por interferencia directa sobre el centro respiratorio, como ocurre en los casos de intoxicación por narcóticos o anestésicos.
- Interferencia mecánica de la respiración por bloqueo del paso de aire a través de la nariz o boca (por sofocación o amordazamiento, obstrucción por cuerpo extraño, ahogo por inmersión, estrangulación...) (asfixia traumática).
- Oclusión de las vías respiratorias como consecuencia de los efectos de quemaduras o sustancias corrosivas, inflamación aguda o procesos infecciosos, espasmos laríngeos agudos, edemas o tumores.
Asfixiantes en el ambiente laboral:
- Asfixiantes simples: son gases que actúan desplazando el oxígeno atmosférico: nitrógeno, hidrógeno, acetileno, metano, etano, propano, butano, helio, neón, argón y anhídrido carbónico.
- Asfixiantes químicos: gases que ejercen una acción química sobre la sangre: monóxido de carbono y cianuros, y también el hidrógeno sulfurado y los productos químicos que producen cantidades grandes de metahemoglobina.
- Otros productos químicos: los narcóticos y anestésicos como éter, cloroformo, óxido nitroso, y bisulfuro de carbono. La acción de una serie de irritantes respiratorios como el amoniaco, bióxido sulfuroso, cloro, fosgeno, dióxido de nitrógeno y bromometano, es tal que pueden producir la muerte en caso de grandes exposiciones a ellos. (GASES Y PRODUCTOS IRRITANTES).


PREVENCIÓN
- Sustitución por otros que sean inocuos o menos tóxicos.
- Cambios en el proceso y método de trabajo con manipulación automática o en cámara herméticas. Uso de sistemas de extracción y ventilación. Control de la contaminación atmosférica de forma periódica..etc.
- Como última solución, o en condiciones de urgencia, pueden necesitarse los equipos protectores de respiración, con suministro de aire o purificadores de aire, dependiendo del tipo de riesgo, y según el caso en cuestión.
- Se deben tomar precauciones muy especiales en trabajos en espacios confinados, con respirador de suministro de aire, uso de arneses, provisión de equipo de rescate, y control desde el exterior..etc.
- Ropa protectora especial en caso de que los asfixiantes puedan ser absorbidos por la piel.
- Provisión de equipos de emergencias.

Ir a  NEXT 1.gif (229 bytes)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

[BUSCADOR ENCICLOPEDICO]