FOSFORO




· FOSFORO

Existe en tres formas: blanco, rojo o negro.

En presencia de aire arde espontáneamente con una llama azulada, y olor desagradable, parecido a ajo.

Se obtiene a partir de la roca fosforosa.

El fósforo se utiliza sobre todo en la industria química, fabricación de explosivos, raticidas y fertilizantes.

En el siglo pasado, en la fabricación de cerillas a base de fósforo blanco se descubrió la grave enfermedad que causaba la necrosis del maxilar inferior (mandíbula) muy desfigurante. Por este motivo se buscaron sustitutos como el fósforo rojo (que se obtiene a partir del fósforo blanco) y se usa para fabricar las cerillas. Parece ser que el fósforo rojo es inactivo, y los casos de intoxicación se deben a la existencia del blanco como contaminante.

COMPUESTOS DE FÓSFORO:

FOSFINA - ÁCIDO FOSFÓRICO - PENTÓXIDO DE FÓSFORO - PENTACLORURO DE FÓSFORO - FOSFORILCLORURO - TRICLORURO DE FÓSFORO - TRISULFURO TETRAFOSFOROSO - FOSGENO.

RIESGOS

- La intoxicación aguda, por ingestión accidental, es muy rara en la industria. Causa graves lesiones digestivas (de estómago e intestinos) con intensos vómitos sanguinolentos y lesiones de hígado y riñones hasta ser mortal.

- La intoxicación crónica industrial tiene lugar por inhalación (por su volatilización o combustión), causando lesiones óseas (osteomielitis) de los maxilares (sobre todo de la mandíbula).

Se inicia con dolor y formación de pus en el interior de los dientes, que puede confundirse con otras lesiones si no se informa al dentista del tipo de actividad laboral.

Si no se actúa a tiempo, la enfermedad evoluciona con intensa destrucción ósea, avanzando hacia el contenido del cráneo, y al fallecimiento. (Actualmente se evita o frena mediante técnicas de cirugía conservadora y tratamiento con antibióticos).

- Riesgo de incendio y explosión al contacto con el aire.

- Quemaduras: el fósforo blanco quema la piel por contacto.

PREVENCION

- Sustitución del uso de fósforo blanco por otros productos, como principal medida.

- Si no es sustituido, se debe hacer control de humos: mediante técnicas de cubrirlos con agua, uso de sistemas de ventilación,... y uso de medios de prevención: disponer de extintores de anhídrido carbónico, métodos de almacenamiento fresco, ventilado y aislado,... etc.

- Control médico: especialmente de dientes y mandíbulas (radiológico) y control periódico por el dentista.

- Extremar la higiene bucal.

- En caso de emergencia: para el contacto accidental con la piel, se debe disponer de una solución acuosa de sulfato de cobre al 5% para lavarla abundantemente.

- Si se detectan lesiones en los huesos, el tratamiento quirúrgico debe ser inmediato.

Ir a  NEXT 1.gif (229 bytes)

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

[BUSCADOR ENCICLOPEDICO]