·BRUCELOSIS

FIEBRE ONDULANTE, FIEBRE DE MALTA, FIEBRE DE GIBRALTAR, FIEBRE MEDITERRÁNEA, FIEBRE NAPOLITANA, ENFERMEDAD DE BANG, ABORTO INFECCIOSO, ...
- Es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria (del género Brucella), y la transmiten los animales (sobre todo: ovejas y cabras, pero también ganado vacuno, cerdos,...) a las personas.
- Por lo tanto, afecta a trabajadores/as de: ganaderías, mataderos, carnicerías, veterinaria, pastoreo, lechería, fábricas de alimentación y conservas, y trabajadores/as del transporte de animales y carnes.
Es una enfermedad de naturaleza profesional.
- Los síntomas en los animales, son en general: infecciones genitales en los machos, y abortos en las hembras, que surgen tras 2-4 semanas de periodo de incubación.
- En las personas: La fiebre suele ser baja y de tipo ondulante. La septicemia se acompaña de focos secundarios de infección en las articulaciones, genitales, intestinos, y meninges. La infección crónica, surge años o meses después de haber aparecido la aguda, y en este caso los síntomas son más bien generales destacando un estado de astenia (cansancio) física y mental.

RIESGOS
- Es una enfermedad relacionadas sobre todo con la cría de reses (Brucella. Abortus), ovejas y cabras (B. Melitensis), y cerdos (B. Suis). Y también se pueden infectar otros animales domésticos (aves de corral, perros, gatos,...), o no domésticos (ratones,...), que se convierten en portadores.
Los animales infectados eliminan la bacteria por la orina, la leche, por la placenta y por los tejidos fetales del aborto. Además la excreción vaginal de la bacteria dura mucho tiempo, unas treinta y tres semanas.
- Esta bacteria sobrevive en el terreno infectado húmedo unos 70-80 días.
- Puede haber contaminación directa de las personas a través de las manos al tocar animales enfermos en el ordeño, cuidados, etc.
- La contaminación por los alimentos se debe a la leche, quesos frescos o carnes poco hechas de animales que estaban infectados.

PREVENCIÓN
- Vacunación de los animales sanos, y eliminación de los infectados.
- Extrema higiene personal: lavado de manos, ropa, guantes, botas,...
- Vacunación (aproximadamente cada dos años) de las personas expuestas en estos trabajos.
- Controles médicos: mediante análisis de sangre en laboratorio con pruebas específicas para brucellosis (hemocultivo y pruebas con suero), que deben dan resultados negativos en las personas sanas. El resultado positivo de una prueba de intradermorreacción (prueba de una inyección sobre la piel) indica que esa persona está vacunada (ha estado en contacto con la bacteria), pero no indica que sea una persona enferma.
- En persona enfermas se procede a un tratamiento basado en el reposo en cama y la administración de tetraciclina. Pero dependerá siempre del criterio médico, y la gravedad del caso concreto,... etc.