·ANIMALES VENENOSOS

Los animales que pueden perjudicar con sus venenos son: arácnidos (arañas, escorpiones...), ácaros (garrapatas, chinches), artrópodos (ciempiés), hexápodos (mosquitos, abejas, avispas...) y vertebrados como las serpientes, los lagartos y animales acuáticos.

ARAÑAS

Unas causan envenenamiento cutáneo con edema de la piel e incluso extensas necrosis (Por ejemplo la tarántula), y otras causan envenenamiento nervioso con convulsiones, parálisis y shock fatal (Por ejemplo la "viuda negra). Debe prevenirse mediante uso de mallas tipo mosquiteros y vestir ropa y botas de trabajo que proporcionen protección.

En algunos lugares (Brasil) se dispone de suero antitóxico y se incluirá también el uso de analgésicos cardiotóxicos y antihistamínicos. Añadir en el botiquín el llamado antiséptico Dakin (solución de hipoclorito sódico o de ácido bórico) para la herida una vez realizada la incisión y succión del veneno.

ESCORPIONES

La picadura de su aguijón venenoso puede ser de gravedad e incluso mortal, dependiendo de las especies. Su veneno es neurotóxico y causa dolor e inflamación, con lipotimia, estornudos, diarrea, etc. Son muy sensibles a los pesticidas halogenados tipo DDT. Sólo pica cuando se siente en peligro y pueden tomarse precauciones.

Como tratamiento se realiza torniquete con incisión y succión de la herida, añadiendo una inyección intravenosa de 1 mg de atropina. Debe disponerse de antídoto para inyectarlo en el lugar de la herida (y si han pasado más de 20 minutos se aplica un poquito mas alejado). Si se aplica el suero específico se pueden evitar los síntomas graves y la propia muerte.

ARAÑAS DEL DESIERTO (SOLPUGIDAS): pueden medir hasta 10 cm de ancho y son muy agresivas. En casos excepcionales las heridas pueden revestir gravedad si se suman muchas a la vez.

GARRAPATAS Y CHINCHES: Son arácnidos "chupadores de sangre". La garrapata puede causar un envenenamiento grave e incluso mortal por parálisis bulbar, sobre todo si asienta en el cuero cabelludo.

Se extirpa con un anestésico a base de benceno, éter etílico o xileno, (y girando su inserción en sentido contrario al de las agujas de reloj).
Las picaduras de chinches producen prurito (picor) y eritemas en piel.
Ambos son sensibles al los pesticidas organofosforados.

CIEMPIÉS: tienen una pequeña garra venenosa que causa edema (inflamación) doloroso de efecto local.
Se trata con lociones de amoniaco rebajado, permanganato o hipoclorito.

INSECTOS (HEXÁPODOS)

Picaduras de abejas, avispas, de hormigas, etc. En general causan dolor, eritema de piel, lesiones pruriginosas, edema (hinchazón), etc.

Puede ser peligroso en caso de trabajadores/as alérgicos/as, por lo que en estos casos puede recomendarse como prevención un tratamiento de desensibilización con dosis de extracto. Estas lesiones responden bien al tratamiento con antihistamínicos, pero si han sido numerosas puede ser necesario disponer de cortisona o ACTH para evitar el shock.

SERPIENTES

Pueden suponer gran riesgo en trabajos de agricultura, construcción, pesca...

Las consecuencias dependen de las especies, por ejemplo, la cobra tiene un veneno neurotóxico que causa parálisis, dificultad respiratoria, hasta el síncope y el coma resultando mortal en unas 5-6 horas.

Otras, como la víbora y el crótalo tiene un veneno hemotóxico (tóxico para la sangre), y la mordedura se acompaña de fuerte dolor con hinchazón y ampollas, siendo más intensas a los dos días con púrpura y necrosis, y además hay taquicardia, hipotensión, etc.

La muerte puede ocurrir por complicaciones bulbares (causa de parada cardiorespiratoria).

En cuanto a las serpientes acuáticas, en general, no atacan si no se sienten amenazadas. Debe usarse calzado y ropa adecuadas que supongan protección. Conviene transportar un maletín con antídotos e inyectable en función de las especies de la zona en cuestión, para inyectarlos en la zona de herida antes de 20 minutos.

En caso de accidente, previamente se realizará torniquete, y la incisión de la herida con la succión del veneno (usar material específico de succión mejor que con la boca, pero en todo caso abstenerse si hay heridas en los labios o similar). Puede complementarse el tratamiento con analgésicos, suero antitetánico, antibióticos, etc.

LAGARTOS O SAURIOS: sólo hay dos especies venenosas y sus mordeduras son raras.