·ACEITE DE RICINO.

Se obtiene de la semilla de la planta de ricino que crece en un clima suave y cálido, tropical o templado (África, Asia, América Sur).

El aceite de ricino se usa en medicina como laxante, y en la industria, como aditivo de pinturas y barnices ( efecto secativo) y en la fabricación de lubricante, plásticos y jabones.

RIESGOS

(En caso de uso industrial, no a dosis terapéuticas)

- La semilla de ricino contiene una proteína que es un tóxico intestinal (provoca dolor, nauseas y diarreas) a dosis de 1 mg/ por Kg de peso humano, y tiene la capacidad de aglutinar los hematíes de la sangre.

- Además contiene alérgenos que provocan la fiebre del heno, asma, etc., y otras alergias como urticaria en la piel.

- El orujo de ricino, puede provocar estos efectos tóxicos y reacciones alérgicas (incluso asma muy grave) a los trabajadores/as de las factorías de procesado, a los agrícolas y a los de transportes (ferroviarios, portuarios...).

PREVENCIÓN

- Se desaconseja realizar pruebas cutáneas de alergias, porque provocan reacciones muy violentas (salvo caso específicos y muy controlados)

- Extremar las precauciones en la manipulación de estos productos asociando equipos de protección respiratoria, ocular y ropa especial de trabajo.

- Sistemas de extracción de polvos y limpieza correcta.

- Evitar la liberación a la atmósfera de los efluentes del polvo de ricino que se producen (control medio-ambiental).