·ABRASIVOS

Son materiales de gran dureza que se usan para dar forma a otros (rectificar o pulir), como metales, madera, vidrio...

Pueden ser naturales: diamante, óxido de aluminio (corindón, esmeril), sílice, arenisca, pedernal..., y otros más blandos (yeso, óxido de magnesio...) o la granalla de acero y arenisca usados para la limpieza de piezas fundidas.

Y otros son sintéticos: carburo o silicio, óxido de aluminio, carburo de boro... y diamante sintético.

RIESGOS

- Accidente: por rotura de muelas de rectificado, partículas, chispas...

- Inhalación del polvo fino producido por el desgaste del material por el uso (Si es piedra de sílice, provoca silicosis). Provoca asma, astenia (cansancio) y reducción de las expectativas de vida. Se recomienda la sustitución por materiales de menor riesgo, sintéticos en lugar de silíceos, por ejemplo, sustitución del chorreado de arena por granalla de acero.

- En la producción de carburo de silicio, hay riesgo de neumoconiosis, de intoxicación por monóxido de carbono, y de padecer diferentes tipos de fibrosis pulmonar.

- En la fabricación y uso de esmeril (pulido de metales) pueden aparecer problemas pulmonares por exposición al óxido de aluminio, los polvos del adhesivo... y otros materiales de su composición.

- En la fabricación del corindón artificial, se provocan graves incapacidades pulmonares por exposición al óxido de aluminio y sílice (el "mal de Shaver"). Y al usarlo, por inhalación de polvo, hay riesgo de neumoconiosis o de fibrosis pulmonares.

PREVENCIÓN

- Sustitución de los abrasivos naturales (arena, arenisca...) que son fibrogénicos del pulmón, por otros menos peligrosos (carburo de silicio, óxido de aluminio...).

- En todo caso debe haber buena ventilación de los locales, y extracción, reforzada en último termino la prevención por medidas de protección respiratoria de equipos individuales.

- Debe detallarse un control médico específico para la detección precoz de posibles lesiones pulmonares.