·SILOS

Los silos son contenedores de distintas formas, con una capacidad desde unos pocos metros cúbicos hasta de unos centenares.

Pueden ser abiertos o cerrados herméticamente.

Se usan para el almacenamiento y conservación de una amplia gama de productos (cemento, cereales, semillas, forraje, líquidos,...).

También pueden ser de tipo horizontal o vertical; la forma depende del destino para el que se use.

Pueden estar hechos de diferentes materiales en relación con su uso: hormigón, madera, metal, fibra de vidrio, plástico reforzado, tela metálica forrada con plástico, etc.

Las superficies interiores son lisas y forradas con determinados materiales (pintura especial, cemento vidriado, resinas sintéticas, mezcla de vidrio soluble,... y otras revestimientos especiales cuando se requiere resistencia a ácidos y sustancias corrosivas, etc.

RIESGOS

- Riesgo de incendio y explosión: son riesgos típicos de los elevadores de grano.

Además la descomposición de productos puede emitir vapores inflamables, por ejemplo: el grano puede desprender metanol, propanol, o butanol.

Algunos fumigantes contienen productos inflamables (disulfuro de carbono, dicloruro de etileno, y fosfina).

Debe hacerse prevención y evitar fuentes de ignición (soldadura, llamas, cintas deslizantes, electricidad estática, combustión expontánea,...).

- Accidentes por asfixia y riesgos de intoxicación: contienen gases como dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno,... por la fermentación anaeróbica de los nitratos de la planta y la combinación posterior con ácidos orgánicos.

Los óxidos de nitrógeno se forman a las pocas horas del llenado de forraje y en unos días están a concentración máxima y pueden durar semanas.

Causan irritación de ojos y vías respiratorias con intensa bronquitis y disnea (fatiga) muy asfixiante, llegando a edema de pulmón.

En la radiografía de tórax se observa un patrón nodular o micronodular.

- Exposición a polvos, parásitos,...: el "pulmón del granjero" está causado por la manipulación de grano o forraje mohoso y la "fiebre del grano" (es una reacción alérgica tras cada exposición al polvo y que dura uno o dos días).

- Riesgos por el uso de fumigantes y pesticidas: tetracloruro de carbono, disulfuro de carbono, dicloruro de etileno, dibromoetano, fosfuro de aluminio y dióxido de azufre.

- En trabajos de apertura de silos: hay riesgo de asfixia por el dióxido de carbono desprendido de las simientes y el forraje, que reduce el contenido de oxígeno. (Espacios confinados).

PREVENCIÓN

Como prevención general debe tenerse: control de gases y polvos, disponer de equipos respiratorios, precauciones de espacios confinados y controles de salud periódicos.

En trabajos de llenado del silo: deben tomarse especiales precauciones en el manejo de máquinas (cuchillas cortadoras de forraje,...), uso de materiales de protección (guantes, botas, ... para protección de las quemaduras de los ácidos conservadores) y deben quedar asegurados los medios de salida (por el riesgo de quedar enterrados en el material moviente).

Otras instalaciones especiales: las plataformas o escalerillas de acceso deben protegerse con un cajón o un guardaraíl.