RADIACIONES IONIZANTES EN MEDICINA




·RADIACIONES IONIZANTES EN MEDICINA

En el campo de la sanidad las radiaciones se usan tanto para el diagnóstico, por la capacidad de la radiación para permitir ver lo que no puede verse sin necesidad de recurrir a la cirugía, como para el tratamiento de enfermedades, por la capacidad de la radiación intensa para matar células.

DIAGNOSTICO

Cuando la radiación X penetra en el cuerpo, produce una semisombra que contiene áreas más claras y más oscuras. Una película situada en la sombra de rayos X del paciente permite ver una imagen de los órganos internos, que luego se interpreta para el diagnóstico.

A partir de las clásicas radiografías utilizadas en traumatología o en la inspección del tórax, se han ido desarrollando nuevas aplicaciones como las mamografías, el examen dental, la osteoporosis, la tomografía axial computarizada (TAC), etc.

Las técnicas analíticas y el diagnóstico precoz se complementan con los procedimientos de contraste, en los que se introduce al paciente una determinada sustancia para hacer visibles a la radiación tejidos u órganos que no lo son en condiciones normales.

TRATAMIENTO

La otra gran aplicación de la radiación en medicina surge de su capacidad para destruir células.

Paradójicamente, esta capacidad que es el origen lógico del rechazo hacia la radiación cuando se recibe de forma incontrolada, puede convertirla en herramienta de curación cuando se dosifica y utiliza adecuadamente.

Junto a los tratamientos quirúrgicos y químicos, la aplicación selectiva de fuertes dosis de radiación en determinadas células se ha demostrado como una vía eficaz en ciertas modalidades de cáncer. La radioterapia puede aplicarse utilizando un haz de electrones de alta energía dirigido al interior del tejido que necesita tratamiento (con una unidad de telecobalto o, más recientemente, con un acelerador lineal) o mediante la ingestión de una solución radiactiva que se deposita en el órgano a tratar (por ejemplo, en el tratamiento de la glándula tiroides).

RAYOS X:
(Radiología, radioscopia, ...) Se usan con fines diagnósticos, aunque de forma controlada, pues no están exentos de poder causar lesiones a altas dosis. Se utilizan porque facilitan la visualización de huesos, ciertos órganos y elementos metálicos, ... y se asocia la administración de sustancias radiopacas (ejemplo: sales de bario) para ayudar al diagnóstico.
La "tomografía axial computarizada" aporta las imágenes en planos sagitales de la zona explorada.
También se realiza el tratameinto radiológico de tumores y otras lesiones.

RADIONÚCLIDOS:
Se administran con fines diagnósticos para hacer el seguimiento de la actividad de un órgano, y también con fines terapéuticos en ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades. Otra utilidad es la de facilitar técnicas analíticas de determinados elementos (nitrógeno, calcio, ...) mediante la irradiación previa con neutrones. En el diagnóstico de Radioinmunoensayo, etc.

PREVENCIÓN
- Métodos reglamentarios de aislamiento del local, accionamiento desde la cabina de protección, con uso accesorio de delantales y/o guantes emplomados si fuera necesario, y uso de dosímetro de bolsillo.
- Medidas y dispositivos de desconexión si se entra en la zona de campo de actividad.
- Protección del paciente. Apantallar las gónadas y evitar exposiciones excesivas.
- Medidas preventivas con el objetivo de evitar la penetración por vía oral, inhalación, o por la piel. Se basan fundamentalmente en métodos de manipulación de materiales y en el diseño de laboratorio.
De los tres niveles de este diseño, según grado de actividad y toxicidad, el más frecuente en el campo médico es el de baja actividad (pues no se manejan altos niveles). Este nivel incluye medidas como: materiales no absorbentes y de fácil limpieza para suelos paredes y utensilios, sistemas de extracción, correcta distribución de espacios (para almacén, descontaminación, atención al paciente, ...). Los métodos de evacuación de residuos requieren atenciones especiales, con eliminación a contenedores especiales que serán retirados por un servicio específico.
Las escretas del paciente no suponen problemas respecto los sistemas de alcantarillado, salvo en algún tipo de tratamiento específico (por ejemplo, tumores tratados con altas dosis de radiación) en que deben tomarse precauciones especiales para el manejo de sábanas (con guantes, ...) y excretas del paciente, para que no supongan riesgos para el personal del entorno (en algunos casos deben hacerse indicaciones estrictas a las personas del entorno del paciente).
Nota: La Unión Europea, estableció un sistema de consentimiento de el/la paciente para someterse a tratamiento, o con fines de investigación (Informe Técnico nº 611 de la O.M.S.).

Ir a  NEXT 1.gif (229 bytes)

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

[BUSCADOR ENCICLOPEDICO]