·JARDINERO

Cuidador de jardines; cuidador de zonas verdes; horticultor; paisajista; trabajador de parques y  jardines.

PERFIL

Realizan jardines o trabajan en  ellos.

Se ocupan del mantenimiento  de terrenos de  propiedad pública, privada,  industrial o comercial, llevando  a cabo las tareas siguientes:

acondicionan  los suelos cavando, removiendo, arando,  fertilizando, etc.;
plantan hierba, flores,  arbustos y árboles; riegan el césped, las  flores y los arbustos;
cortan el césped; 
realizan arreglos a lo largo de paseos, en  macizos de flores y en muros;
podan  arbustos y árboles; pulverizan con insecticidas,  herbicidas y fertilizantes;
limpian,  desinfectan o esterilizan las herramientas y  los equipos de jardinería;
formulan y  preparan soluciones y mezclas de pesticidas, herbicidas, fertilizantes y aditivos para los  suelos;
retiran las hojas, ramas y leña  menuda deterioradas; rastrillan y embolsan  hojas;
limpian el terreno y retiran la basura; 
acarrean para su eliminación o queman  basura, hojas, papeles, etc.;
retiran a pala la  nieve de paseos y calzadas;
además, pueden  afilar las herramientas de jardinería,  realizar reparaciones de menor importancia, arreglar y pintar vallas, muros,  puertas y caminos, limpiar zanjas y canales  de desagüe y medir el nivel de humedad del  suelo.
 
EQUIPO
Cortador de césped (manual o  motorizado); podadoras;  desherbadoras; útiles de  recortar; cizallas; arados;  sierras; palas; pulverizadores;  aspersores; esparcidoras; rastrillos; escobas;  estacas; palas; desplantadores; cuchillas;  máquinas cultivadoras; mangueras y depósitos  de riego; horquillas en general y de  ventear; útiles de techar; carretillas; tractores  con diversos dispositivos auxiliares;  sensores de agua.


RIESGOS.
– Caídas desde superficies en  altura (p. ej., escaleras de  mano, plataformas o tejados),  resbalones y caídas sobre  el terreno (en el barro,  en suelos húmedos o sobre la hierba) y  tropiezos y caídas en superficies desiguales  o con diversos aperos de jardinería,  que dan lugar a contusiones, conmociones,  cortes y fracturas de huesos;
– Vuelcos de tractores y otros vehículos de  trabajo y plataformas remolcadas, y caídas  desde los mismos;
– Enredo de ropas, cabellos o pelo de la  barba con piezas móviles de la maquinaria  eléctrica o accionada por motor;
– Accidentes con útiles de jardinería (cuchillas,  podadoras, cizallas, rastrillos, azadas,  etc.), que se producen como  resultado del resbalamiento de la herramienta,  falta de atención, roturas, tropiezos  o caídas sobre los utensilios, etc., y  que causan punzadas, rasguños, aplastamientos,  contusiones, heridas, amputación  de dedos, etc.;
– Proyección de partículas (arena, piedras,  astillas, caucho o cuerda de nylon, etc.) al  trabajar con sierras, cortadoras de césped,  etc. motorizadas, lo que provoca lesiones  oculares, contusiones, etc.;
– Punzadas de plantas con espinas;
– Mordeduras o picaduras de serpientes,  escorpiones, abejas, avispas, roedores, insectos  o perros, que causan heridas, dolores,  hinchazón, intoxicación local o  general, etc.;
– Electrocución o descarga eléctrica debidas  al contacto con cables con corriente  (p. ej., líneas de alto voltaje aéreas al  transportar tuberías de metal), o producidas  al trabajar con equipos eléctricos de  aislamiento deficiente;
– Derrame de ácidos (p. ej., de ácido nítrico,  utilizado para desinfectar herramientas)  u otras sustancias químicas corrosivas  sobre la piel o la ropa o en los ojos, lo que  causa quemaduras químicas, erupciones,  lesiones oculares graves, etc.;
– Intoxicación aguda debida a la ingestión  o la inhalación accidental de pesticidas u  otras sustancias químicas tóxicas utilizadas  en agricultura.

RIESGO FISICO

– Niveles de ruido excesivos  generados por equipos  mecanizados (cortadoras  de césped, sierras, etc.) que  causan daños al tímpano,  con posible pérdida de capacidad  auditiva;
– Sobreexposición a la luz solar, que produce  quemaduras, golpes de calor, melanomas  cutáneos, etc.;
– Exposición a condiciones metereológicas  adversas (frío, lluvia, nieve, viento),  que producen congelación, enfriamientos  (con posibles complicaciones si se  prolonga el trabajo en tales condiciones),  etc.

RIESGO QUIMICO

– Dermatitis y otros trastornos  cutáneos debidos al  contacto prolongado con  sustancias químicas agrarias  o disolventes, o a los  efectos sistémicos de la inhalación de  dichas sustancias;
– Intoxicación crónica como resultado  de la inhalación, la absorción a través  de la piel o la ingestión prolongadas de  sustancias químicas agrarias que contengan  metales pesados (p. ej., cadmio,  mercurio, plomo y arsénico), compuestos  organofosforados, aminos, etc.;
– Aumento de los daños sufridos por pieles  presensibilizadas por el contacto  con sustancias químicas debidos a la  exposición a la luz solar (efectos citofotoquímicos).

RIESGO BIOLOGICO

– Contacto con plantas, flores,  hierbas, etc. alergénicas  (p. ej., Ficus   benjamina, diversos cactus,  etc.), que causa dermatosis,  asma, etc.;
– Inhalación de polvo, polen, aceites, vapores,  etc. alergénicos, que causan fiebre  del heno, asma, etc.;
– Contacto de heridas abiertas con abono,  parásitos, excrementos animales,  insectos, etc., lo que provoca infecciones  locales o generales como el tétanos,  el ántrax y otras;
– Enfermedades zoonóticas (p. ej., tifus  exantemático, fiebre Q);
– Leptospirosis como resultado de la penetración  de microorganismos del género  Leptospira a través de las fisuras  de la piel;
– Enfermedades micóticas causadas por  los hongos presentes en el suelo o en las  hojas de las plantas (p. ej., aspergilosis  alérgica, histoplasmosis (infección pulmonar),  etc.).
Enfermedades parasitarias producidas  por la mordedura de garrapatas, niguas  y ácaros (p. ej.,sarna), o por larvas que  penetran a través de las fisuras de la piel  (p. ej., anquilostomiasis, ascariasis). En  algunos casos, las infecciones pueden  dar lugar a efectos neurotóxicos y a  parálisis.
Factores ergonómicos y sociales.
Los movimientos manuales  repetitivos, las posturas incorrectas  (p. ej., al plantar flores),  el izado y transporte de cargas  pesadas, etc., pueden causar  molestias lumbares, trastornos de las extremidades  superiores e inferiores y otros  problemas musculares y óseos.

NOTAS

1. Esta profesión suele desempeñarse  en servicios municipales  y en terrenos públicos y privados, industriales  y comerciales.
2. De acuerdo con los informes publicados, como resultado de la exposición  a diversas sustancias químicas agrarias, es posible que los jardineros estén  expuestos a un mayor riesgo de padecer efectos cancerígenos y mutagénicos; las  mujeres embarazadas que desempeñan esta profesión pueden correr un mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos y  efectos tóxicos para el feto o teratogénicos.
3. Las sustancias químicas a las que se  ve expuesto un jardinero incluyen  una gran variedad de sustancias y  compuestos químicos agrarios, como  insecticidas (organosfosforados, organoclorados,  carbamatos, piridina,  arsenicales, etc.), rodenticidas, fungicidas,  fumigantes líquidos y gaseosos  (p. ej., dibromoetano, bromuro de  metilo), herbicidas, fertilizantes, etc.;  combustibles y aceites lubricantes;  ácidos, compuestos de limpieza y  esterilización, disolventes (en particular  queroseno en los compuestos  pesticidas), etc.

Ir a    JARDINERIA