JARDINERIA

La jardinería, entendida como la especialidad dedicada a la adecuación de los espacios exteriores mediante el uso de especies vegetales y otros elementos, es, dentro de las industrias auxiliares de la construcción, un sector con entidad propia y de demanda creciente. Además, la jardinería de estas características ha experimentado una considerable tecnificación en los últimos tiempos.
Los sistemas de riego empleados en la actualidad han realizado grandes progresos, tanto por los nuevos materiales empleados, que permiten una más rápida y fácil instalación, como por los métodos introducidos y los dispositivos existentes. En la actualidad, una instalación de jardinería moderna y tecnificada comprende una red enterrada de suministro de agua, que garantiza el riego en los lugares donde se precisa, elementos suministradores de riego, como los aspersores rotativos o direccionales o los dosificadores de riego gota a gota, programadores de riego que permiten planificar en tiempo y caudal el riego de cualquier extensión, diferenciándolo por zonas, y la utilización de sensores que informen al sistema del grado de humedad de la tierra, para suministrar siempre el caudal de agua que la tierra requiera.

Igualmente, las investigaciones en el campo de la botánica y de los productos químicos han desarrollado especies más resistentes y abonos y pesticidas específicos con los que se facilita el control y la efectividad de las plantaciones.

RIESGOS

- Accidentes: por el tipo de maquinarias (cortadoras de césped y otras maquinarias con cuchillas giratorias, etc.), las herramientas, etc.
- Exposición a picaduras y mordeduras de insectos (mosquitos, tábanos, abejas, pulgas, hormigas...) (ANIMALES VENENOSOS), (e incluso algunos tipos de tábanos pueden transmitir enfermedades como tularemia y filariasis).
- Exposición a agentes alergizantes de origen biológico (pelos, capullos, nidos de insectos,... Ejemplo: la oruga procesionaria en primavera), que causan: dermatitis en piel, conjuntivitis y queratitis en ojos, rinitis, faringitis, bronquitis, etc.
- Exposición a determinadas plantas que pueden causar dermatitis y urticarias en piel. Por ejemplo: ortigas, hiedra venenosa, los bulbos de algunas plantas como tulipanes, jacintos, etc., que contienen oxalato de calcio que causa descamación de la piel de los dedos bajo las uñas, resinas de Rhus toxicodendron, apio, perejil, tomillo, romero, polvo de cereales, vainilla, miroxilon, lesiones con plantas espinosas, ...
Las setas; pueden causar micosis (hongos) en la piel, en los intestinos, etc.
- Exposición a efectos tóxicos de algunas plantas: azafrán crusus (la inhalación puede causar vómitos y diarrea), las bayas y las hojas de belladona, la cicuta (contiene alcaloides), la artemisa cina (lesiones digestivas, urinarias, nerviosas, visuales), corteza y raíz del granado (contiene alcaloides), chenopodium (aborto y sordera), etc.
- Exposición a polen: riesgo en personas alérgicas al polen, causando problemas respiratorios y asmáticos (fiebre del heno,...).
- Riesgos por la exposición a los posibles contaminantes de la tierra: infecciones en la piel ante pequeños traumatismos o heridas (dermatofitosis) y transmisión de enfermedades sistémicas (tétanos, fiebre tifoidea, cólera, disentería, tuberculosis,...), e intoxicaciones con productos químicos (hollín usado contra las babosas, productos arsenicales, éter etílico usado para el florecimiento, pesticidas, insecticidas, abonos,...).
- Riesgos por la exposición al agua de regar, generalmente contaminada con gérmenes y parásitos (lombrices, tenias, anquilostomas,...).
- Riesgo de tipo ergonómico por las posturas de trabajo (Ejemplo: cavar durante horas...) que causan lesiones de hernias y dolor de espalda así como tenosinovitis y otras lesiones osteoarticulares.

PREVENCION

Como protección contra los insectos pueden usarse sustancias repelentes, aplicación de insecticidas u otros métodos (Ejemplo: esterilización de los animales machos con radiaciones). En caso de picaduras, el amoniaco diluido protege contra al ácido fórmico.
- Y por último, en general es necesario: un buen equipamiento en materiales y prendas de protección (guantes, gafas, botas,...) en relación con el tipo de trabajo efectuado, así como la disposición de maquinarias y herramientas de diseño adecuado y en correcto estado, y un correcto diseño ergonómico de las actividades y tiempos de trabajo.

Ir a JARDINERO