EQUILIBRIO POSTURAL




·EQUILIBRIO POSTURAL


El órgano regulador del equilibrio se encuentra en el oído interno (en la cóclea o caracol) y es el llamado órgano de Corti. Está relleno de un líquido llamado endolinfa, que recibe sus movimientos en relación con los que realiza el organismo, y envía al cerebro la información de la postura y los movimientos (giros, aceleraciones, lateralizaciones, ...).
El cerebro también recibe información de los receptores nerviosos que hay a nivel de los músculos y articulaciones (el llamado Sistema Propioceptivo) que informan de los movimientos, y además la vista informa de la posición, velocidad, etc.
Los trastornos del equilibrio se manifiestan con el característico vértigo o "mareo", que puede surgir debido a diferentes alteraciones o enfermedades. Sus síntomas son muy diferentes de los llamados de carácter "fóbico" o rechazo a las alturas, y a veces se acompañan de nistagmus (movimientos rápidos e incontrolados de los ojos que duran unos instantes). Estos trastornos, también pueden presentarse a modo de desorientación espacial (desorientación de la posición del cuerpo respecto al entorno que rodea), que ocurre en personas sanas, a modo de "engaño de los sentidos". Esta circunstancia tiene lugar bajo situaciones especiales como aceleraciones, giros o frenado, y movimientos bruscos realizados al ser trasladado en un medio de transporte.
Esto es debido a que son movimientos a una velocidad para la que el organismo humano no está "diseñado",
como ocurre por ejemplo en el pilotaje de aviones , u otros medios como la conducción de vehículos cuando esta ¡se realiza bajo condiciones de fatiga o enfermedad... (son situaciones que hacen disminuir el umbral de aparición de estas alteraciones del equilibrio u orientación.)
La consecuencia en este caso, es que con "error" de sus sentidos, la persona siente giros o desplazamientos en la dirección contraria a la que se están efectuando, con el consiguiente motivo de accidentalidad.
Una variante especial de los trastornos del equilibrio, es el llamado "mal de los transportes", "cinetosis" o "mareo" causado también al transitar en medios de transporte, pero que surge a modo de "inadaptación". Se manifiesta con la clásica sintomatología vegetativa: mareos, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, ... de forma transitoria, aunque en ocasiones muy incapacitante.
Causas de los trastornos del equilibrio:
- Enfermedades: cardiovasculares (alteraciones de la tensión arterial, arteriosclerosis, ...) del sistema nervioso (esclerosis múltiple, tumores cerebrales, ...), lesiones otológicas (sobre todo si afectan al oído interno,...)...
- Fármacos (medicamentos) y sustancias químicas: derivados del ácido salicílico, barbitúricos, estreptomicina, antihistamínicos, ... alcohol, tabaco, cafeína, ...
Causas de los trastornos del equilibrio, de origen laboral (específico):
- Condiciones ambientales extremas: de calor, frío, variaciones de la presión atmosférica (trabajos en aire comprimido, buceo, ... por ejemplo: la llamada "narcosis por nitrógeno" de efectos similares a una embriaguez alcohólica), descenso de alturas, en pilotaje de aeronaves (por la pérdida de puntos de referencia visual entre otros motivos), y las desorientaciones citadas.
- La exposición a agentes físicos como: ruido ( sobre todo si es del tipo intempestivo, con cambios violentos), vibraciones, radiaciones electromagnéticas (Ejemplo: en telecomunicaciones, trabajos en generadores de calor,...).
- Agentes biológicos: enfermedades (ejemplo: anquilostomisasis).
- Exposición a agentes químicos como los tóxicos industriales: monóxido de carbono, hidrocarburos alifáticos clorados (bromoetano, cloroetano, cloruro de vinilo, tricloroetileno, tetracloroetileno, diclorometano), acetileno, acetato de amilo, acetato de etilo, cetona (acetona, butanona), mercaptanos (etil, butil, y metil-mercaptano), alcohol metílico, alcohol etílico, benceno y sus homólogos (nitrobenceno, fenol, trinitrofenol, fenilhidracina), compuestos de boro (diborano, pentaborano), nitroglicerina, dinitrato de etilenglicol, disulfuro de carbono, gasolina, ácido sulfúrico, fosfina, ciertos ésteres del ácido fosfórico (especialmente el o-cesil-fosfato), carbonilo de níquel, y los óxidos de cadmio y selenio.
- Iluminación inadecuada: por ejemplo, por luces centelleantes, el efectos estroboscópico de las lámparas fluorescentes (hace creer a la vista que una máquina en movimiento parezca que está parada, con el correspondiente riesgo de accidente), iluminación insuficiente (ejemplo en minas...)...
- Trabajo nocturno o con turnicidad: por la inversión de los ciclos o ritmos biológicos.
- Como secuela de un accidente de trabajo: por traumatismo craneal, accidente eléctrico, ...
PREVENCIÓN
- Eliminar los factores de riesgo laboral.
- Controles médicos realizando pruebas específicas de equilibrio, desde la simple exploratoria, hasta las más sofisticadas (rotacionales, electronistagmografía,...) si fuera necesario.
- Valorar las alteraciones en relación alas características de riesgo del tipo de trabajo. Por ejemplo: trabajo en altura, en construcción, elevación de cargas, manejo de maquinaria o herramientas de peligro, maquinaria agrícola, transporte, trabajo con explosivos,... etc.
- Modificación de las condiciones de trabajo e incluso dependiendo del caso deberá recomendarse el cambio a un puesto de trabajo tipo sedentario.
No obstante, la prevención siempre abarcará cualquier circunstancia que por trastorno de equilibrio nunca pueda suponer éste un desenlace en accidente, por ejemplo: mediante cinturones anticaída, sistemas de control de máquinas, órganos de mando.

Ir a  NEXT 1.gif (229 bytes)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

[BUSCADOR ENCICLOPEDICO]