·CINETOSIS, MAREO

La cinetosis, o el llamado "mal del movimiento", no es en realidad una enfermedad, sino una reacción del organismo humano frente a movimientos o aceleraciones, para los que los sentidos no están diseñados. Por este motivo, se da cuando las persona se desplaza en un medios de transporte (barcos, trenes, vehículos...), a velocidades y giros superiores a los que puede realizar y/o percibir su oído interno, que es donde se ubica el aparato del equilibrio.
- Lo que ocurre, es una desorientación debida a una información discordante entre lo que perciben los sistemas sensoriales del cerebro, y la orientación y movimientos del organismo. Hay un desequilibrio entre lo que perciben los ojos y oído interno, y lo que el sistema nervioso central "cree" recibir.
- Los trastornos de la orientación han sido causa de graves accidentes en aeronáutica.
- Por otra parte, cuando la persona se desplaza en un medio de transporte, y aparece el denominado mareo o "mal de los transportes" surgen los síntomas de: malestar, náuseas y vómitos, sudoración y palidez, e incluso aumentos del ritmo respiratorio e hiperventilación, dolor de cabeza, aturdimiento... y tras la interrupción del movimiento, surge una especie de letargo y somnolencia.
- Puede haber una "adaptación" de las personas tras tres o cuatro días en el medio de transporte (por ejemplo: el barco,...), pero al volver al ambiente familiar cesa, pudiéndose instaurar de nuevo al incorporase al trabajo. Además hay una parte de la población (un 5%) que jamás logran adaptarse, o lo hacen muy lentamente.
- Los factores personales que intervienen en la susceptibilidad al mareo, pueden estar relacionados con la constitución física y mental. Por ejemplo: a los niños/as menores de dos años, raramente les afecta, pero la susceptibilidad aumenta entre los 4-10 años, luego va disminuyendo, para aumentar de nuevo, siendo los mayores de 60 años prácticamente no inmunes. (Todas las personas en principio, pueden ser susceptibles, salvo que existan lesiones en el oído interno).

PREVENCIÓN
- El diseño del vehículo o medios de transporte, debe tener en cuenta la reducción de la magnitud de las oscilaciones.
- En caso de no tener que conducir o pilotar: el cierre de los ojos, o mirar a otra tarea, evita el conflicto visual con el oído interno, y evita el mareo.
- La adaptación" protectora puede obtenerse mediante exposiciones continuadas y repetidas al movimiento. Pueden añadirse algunos ejercicios recomendados (movimientos de la cabeza) para facilitarlo.
- Existen medicamentos parta el mareo administrados a los usuarios de los medios de transporte Ejemplo: bromhidrato de hioscina o escopolamina, o la combinación de hioscina o prometazina con sulfato de efedrina...) para evitar los efectos secundarios.
- Tratamiento: en caso de que los vómitos lleguen a ser muy copiosos y repetidos puede tenerse que administrar la reposición de líquidos y electrolitos por vía endovenosa.