MEDICINA DEL TRABAJO




·MEDICINA DEL TRABAJO

 
En el concepto de salud, a pesar de sus múltiples enfoques y tratamientos, existe una concepción médica en sus tres aspectos: somático o fisiológico, psíquico y sanitario.
De estos tres aspectos a considerar, es precisamente la concepción somática o fisiológica la que más importancia ha adquirido en la sociedad, la cual, al considerar la salud como el bienestar del cuerpo y del organismo físico, ha conducido hacia una definición negativa, generalmente utilizada, de ausencia de enfermedad que sólo se conoce y valora cuando se pierde.
Pasando por las múltiples concepciones se llega al concepto ideal de salud definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como «el estado de bienestar físico, mental y social».
Si se analiza la anterior definición se destaca en primer lugar el triple equilibrio somático-psíquico- social, pasando de la simple y generalizada concepción somática o fisiológica a otra mucho más amplia en la que se tiene en cuenta que el hombre posee unas funciones psíquicas, intelectuales y emocionales y que, unido a su vida en sociedad, es capaz de manifestar sus sentimientos y en consecuencia, perder su bienestar.
Otro aspecto importante a destacar es el concepto de salud humana, personal e individual, diferente para cada tipo de persona, ligado a su aspecto subjetivo y difícil de valorar hasta que se pierde.
A la vista de lo expuesto se puede establecer que cuando se habla de salud laboral hay una referencia al «estado de bienestar físico, mental y social» del trabajador que puede resultar afectado por las diferentes variables o factores de riesgo existentes en el ambiente laboral, bien sea de tipo orgánico, psíquico o social.
Dado que la salud se considera un derecho fundamental de la persona, el conseguir el más alto grado de salud constituye un objetivo social de primer orden, siendo preciso para su logro del aporte de otros sectores, sociales y económicos, además de el de la salud.
La Medicina del Trabajo, definida como la técnica de prevención de las enfermedades ocasionadas por el trabajo, tiene como objetivos el mantener al trabajador en el mejor nivel de salud.
Para ello actúa en tres líneas fundamentales:
— Medicina Preventiva Laboral, procurando que no aparezca la denominada patología del trabajo.
— Medicina Curativa Laboral, encargada del diagnóstico y tratamiento de los procesos de patología laboral.
— Medicina Reparadora Laboral, encargada de reducir al mínimo las secuelas de la patología laboral.
La Medicina de Empresa es una rama de la Medicina del Trabajo que puede definirse, según la Recomendación 112 de la OIT como «los Servicios de Medicina del Trabajo en los lugares de empleo».
Las FUNCIONES de la Medicina de Empresas se pueden resumir en:
Funciones de carácter médico (reconocimientos médicos y prestación de auxilio en caso de urgencia médica).
Funciones de carácter fisiológico (previniendo la fatiga, controlando la alimentación, etc.).
Funciones de carácter psicológico (protegiendo la salud mental del trabajador).
Funciones de carácter sanitario (vigilando el ambiente, instalaciones, servicios, alimentos y bebidas, realizando programas de vacunación, etc.).
Funciones de carácter técnico (colaborando con los técnicos de seguridad e higiene del trabajo).
Funciones de carácter asesor (informando a la empresa y sus órganos, especialmente el Comité de Seguridad y Salud).
Funciones de carácter formativo (formación de socorristas y primeros auxilios).
Funciones de investigación y relaciones (investigación y relación con Mutuas de Accidentes y E.P., Inspección de Trabajo y S.S., etc.).
Funciones administrativas (recogida y elaboración de estadísticas referentes a la patología laboral y común).
CARACTERÍSTICAS
Es la especialidad de la Medicina actuando de forma eminentemente preventiva cuyo objetivo es proporcionar un estatuto fisiológico al trabajo, estudiando todas aquellas condiciones de trabajo y analizando todos los factores de riesgo que pudieran poner en peligro la salud e integridad física psíquica y social del trabajador, adecuando el trabajo al ser humano en las máximas condiciones de confortabilidad y calidad de vida, y procurando el grado de satisfacción en las tareas a desempeñar en su actividad laboral.
Se apoya en todas aquellas técnicas y metodología de investigación de utilidad para evitar toda agresión que pueda sufrir la salud del trabajador (prevención primaria) y aplicando en una segunda faceta los procesos diagnósticos necesarios para la detección lo más precoz posible de lesiones (prevención secundaria) y poner los medios eficaces para la restitución de su integridad o rehabilitación cuando el daño ya ha sido causado (prevención terciaria).
No se trata por lo tanto de una Medicina fundamentalmente asistencial o curativa, cuyo aspecto también es importante, pero sólo cuando existió el fracaso preventivo.
MEDICINA ASISTENCIAL DE LOS TRABAJADORES
La medicina asistencial se basa en la asistencia médica en cuanto al diagnóstico y tratamiento de las lesiones. No obstante, tiene también el objetivo de promover, conservar y reponer la salud física y mental.
Por lo tanto, actualmente los límites con la medicina preventiva, cada vez son menos definidos.
De esta forma, también aporta los controles de salud, para la detección precoz de enfermedades, asesoramiento médico, y los procedimientos de rehabilitación necesarios.
El servicio es aportado en consultas médicas, centros de salud, hospitales, etc. y comprende: métodos de diagnóstico (análisis de laboratorio estudios radiólogos, exploraciones médicas,...), la receta de medicamentos y material de curas, y otros tratamientos especiales (fisioterapia, rehabilitación,...).
Los programas de medicina asistencial, generalmente incluyen la disponibilidad de todo un equipo de personal de sanidad: personal médico, sanitario, auxiliar, de farmacia, laboratorio, etc.
- En muchos países desarrollados, los servicios de asistencia médica organizada intentan abarcar a toda la población (trabajadores/as y sus familias). De esta forma, las actividades de la medicina del trabajo quedan limitadas en su extensión (a veces sólo para algunas grandes empresas) y actividades (se reducen a hacer reconocimientos médicos rutinarios y actividades de primeros auxilios). Por lo tanto, también se encuentra el inconveniente de que cuando un trabajador/a acude pidiendo asesoramiento, o asistencia médica en otro Centro (o bien ha sido remitido desde la empresa a otro Centro de salud, o similar), se encuentre con profesionales de la salud no familiarizados con el ambiente de trabajo o con los riesgos laborales a los que está expuesto/a.
No obstante, esta situación varía según los países, pues en otros, los servicios médicos que están integrados, disponen en su estructura organizativa de un departamento industrial (ejemplo: países de la Europa del Este, Rusia,...).
- Un aspecto muy diferente, es el de los países en vías de desarrollo, cuyos medios sanitarios disponen de muy escasos recursos.
Necesitan programas de asistencia médica global que cubran a toda la población (trabajadora y sus familias) de forma que la medicina asistencial necesita su desarrollo. Requieren asociar programas de actividades en prevención, junto con los de asistencia médica. También existen variados intentos de promoción de los seguros médicos obligatorios, etc.
- La OMS y la UNICEF, desde 1979, en su Conferencia Internacional sobre Asistencia Médica Primaria, han propuesto una Estrategia Global para la salud en todos los países para el año 2.000.
La OMS se encarga de acometer este programa. Hay acuerdo en que no puede existir un modelo universal de sistema de salud que sea válido para todos los países. Pero el objetivo es procurar que el sistema de salud y la asistencia medica sean accesibles para toda la población. 
 MEDICINA ASISTENCIAL DEL MAR
Lo mismo que el resto de la población, los trabajadores/as del mar padecen problemas de salud en relación con las condiciones de su trabajo (sobre todo accidentes por los trabajos en el mar y diferentes tipos de enfermedades).
- Para una correcta medicina asistencial, y dadas las particularidades de este colectivo, no se pueden aplicar los mismos esquemas que los utilizados por los hospitales, centros de salud, y demás asistencia médica existente para los trabajadores/as en tierra. Por ejemplo, porque existen pocas instalaciones sanitarias y médicos en el mar, la mayoría de los barcos tienen tripulaciones reducidas y se encuentran muy dispersos, y por la importancia de las condiciones (meteorológicas, distancia,...) del transporte y evacuación de personas lesionadas o heridas. Se destacan las actividades en el asesoramiento médico por radio, y el uso de la guía médica para buques y el botiquín médico.
- Los buques de pasaje, y una reducida flota de buques de apoyo de la industria pesquera, disponen de asistencia médica a bordo.
- Hay buques especializados (dependiendo del tamaño y nivel de servicios médicos) que están equipados con salas de consulta y hospitalización, con medios de diagnóstico, quirófano, equipos farmacéuticos, etc. E incluyen personal médico y auxiliar, dentistas, personal de laboratorio, de farmacia, etc.
Pero son muy limitados, y sólo son eficaces en proximidad de los buques pesqueros y otros.
- Por otra parte, todo el personal a bordo (especialmente el patrón o capitán y demás oficiales responsables de la seguridad) deben tener una formación correcta en primeros auxilios.
Esta formación especial debe incluir: conocimientos en urgencias médicas, empleo de la guía médica y del botiquín a bordo y del uso del asesoramiento médico por radio. Los cursos deben aportar sobre todo información sobre los problemas más frecuentes que puedan encontrarse a bordo.
Conviene que estos cursos se realicen en hospitales o que sean impartidos por personal especializado al respecto.
- Deben unificarse los criterios de las guías médicas nacionales para que sea más práctico el entendimiento entre los diferentes países. El Código Internacional de Señales puede facilitar las consultas entre buques, o de buque a tierra en países extranjeros.
- Los buques deben disponer de los necesarios equipos radiotelefónicos y radiotelegráficos, junto con la sección médica del Código Internacional de Señales. La guía médica nacional de buques incorpora el código de señales y la información sobre el empleo del botiquín.
Pero las características y contenidos de los botiquines médicos varía según los países. Además es muy importante la revisión periódica de su contenido.
- Muchos países con industrias pesqueras, han elaborado su manual médico para uso en el mar. Por ejemplo: la Guía médica del capitán de buque británica ("Ship Captain´s Medical Guide"), utilizada además en muchos países.
- Se dispone de guías y códigos internacionales, por ejemplo: Guía Médica Internacional para Buques de la OIT/OCMI/OMS (1967) (Requiere actualizaciones periódicas sobre: formación, asistencia médica, reconocimientos médicos, estadísticas de salud, asistencia a submarinistas, clasificación internacional de fármacos, contenido estándar de botiquines, uso de ayuda médica internacional por radio,...), la Guía médica de primeros auxilios en accidentes que impliquen mercancías peligrosas de OIT/OMCI/OMS, un suplemento de química editado por la OMCI, el Código de Seguridad para Pescadores y Buques de Pesca FAO/OIT/OMCI, etc.
- En todo caso, es importante el recurso al asesoramiento médico por radio. Hay estaciones de radio de gran alcance, que son coordinadas por personal médico experto en medicina del mar, atendiendo las 24 horas del día.

NEXT 1.gif (229 bytes)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[BUSCADOR ENCICLOPEDICO]